BioElectricidad Industrial impacta la industria manufacturera de RD

BioElectricidad Industrial impacta la industria manufacturera de RD

La puesta en marcha de un proyecto que fue concebido hace más de cinco años por la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI) bajo la aprobación del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) en el 2013, para promover la producción de energía a partir de biomasa en las zonas industriales de República Dominicana ha empezado a dar sus frutos, se trata del Proyecto BioElectricidad Industrial.

Uno de los resultados más representativos del proyecto es el apoyo para la ampliación de 1MW a 2MW de la planta de generación de electricidad a partir de biomasa del Parque Industrial Zona Franca de Navarrete (PIZFN), en la región Norte del país, escenario de trabajo de doce empresas entre las que figuran procesadoras de hilo, confección de uniformes, fabricantes de abrigos de lana y cartón, y manejadoras de tabacos.


A pesar de que el grueso de la población residente en Navarrete se ha visto afectada por la tasa de desempleo en los últimos años, situación que afecta principalmente a los jóvenes que residen en barrios cercanos a la zona franca, un 90 por ciento conforma la fuerza laboral de las empresas que operan en el Parque, alcanzando un promedio de 2 mil empleados.

Sin embargo, desde hace dos años, la operación de la planta de biomasa ha dinamizado el empleo en la zona, ofreciendo la oportunidad a ingenieros y técnicos de operar la planta y conocer los procesos industriales como turbinas a vapor, variadores de velocidad, abanicos de inducción y procedimientos aprendidos en el Instituto Nacional de Formación Técnico Profesional (INFOTEP) y el Centro de Innovación y Capacitación Profesional (CAPEX) a través de entrenamientos continuos bajo los métodos Lean Manufacturing, que se adaptan a las necesidades del mercado industrial. 

La planta de Navarrete que consume 28 toneladas de biomasa por turno utiliza como materia prima desperdicios de industrias de muebles, cascaras arroz/café/macadamia y basura orgánica municipal, insumos que son comercializados por empresas y pequeños productores informales que operan en las zonas aledañas a Navarrete. Esta acción demuestra la actividad económica que engloba el funcionamiento de la planta y el aprovechamiento de los recursos biomásicos a partir de su consumo, así como la reducción de costos de energía, sin dejar de destacar los inmensos beneficios medioambientales que representa. 

La ventaja de hacer a la industria manufacturera menos dependiente de importaciones de combustibles fósiles para reducir las emisiones de Gases Efecto Invernadero y proteger los cursos naturales del agua, de una u otra forma contribuye a combatir el cambio climático, tendencia mundial en mejores prácticas que están siendo adoptadas por las empresas para responder ante las acciones de responsabilidad social empresarial. El mismo se constituye como un punto de acción clave que gestiona el equipo directivo de Navarrete, dirigido por su director, Martín Rivas Capellán, quien indica que “el poder generar con biomasa permite que las empresas en el Parque de Navarrete disfruten de certificaciones de neutralidad de carbono y precios competitivos de energía/vapor”.

El PIZFN forma parte de la Red de Biomasa creada por el proyecto, como plataforma de integración digital que conforman empresas, productores, consumidores, suplidores y expertos en biomasa, quienes a través de la publicación de sus proyectos y servicios hacen sinergia entre los miembros de la red. Este espacio contribuye a tener un mercado confiable de biomasa en el país. Más información de la red visitando bioelectricidad.org

BioElectricidad Industrial tiene como meta continuar desarrollando proyectos similares a los del Parque de Navarrete, que tras completarse su extensión, estará constituida como planta piloto para demás iniciativas que fomenten el uso de las energías renovables en la industria dominicana.