Aprovechamiento de la biomasa bajo los ejes de la Estrategia Nacional de Desarrollo 2030

Aprovechamiento de la biomasa bajo los ejes de la Estrategia Nacional de Desarrollo 2030

La energía es vital para la consecución del desarrollo sostenible de la humanidad. Sin embargo, la energía es el principal contribuyente del calentamiento global, representando cerca del 60% del total de las emisiones de gases de efecto invernadero en el mundo, según cifras del Objetivo 7 de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

Como forma de garantizar el acceso a fuentes de energía limpia y sostenible, los estados y organismos internacionales tratan de aunar esfuerzos para llevar a cabo estrategias efectivas que contribuyan a preservar la vida y el medio ambiente.

En el año 2012 el Gobierno dominicano aprobó la Ley 1-12 sobre la Estrategia Nacional de Desarrollo 2030, la cual plantea la reducción de las emisiones de dióxido de carbono a 2.8 toneladas métricas per cápita al 2030, según el indicador 4.1 del artículo 28 de la legislación.

Asimismo, una de las metas incluidas dentro del Cuarto Eje Estratégico de dicha ley, establece en la Línea de Acción 4.3.1.4: “Fomentar la descarbonización de la economía nacional a través del uso de fuentes renovables de energía, el desarrollo del mercado de biocombustibles, el ahorro y eficiencia energética y un transporte eficiente y limpio”.

La ejecución de esta Ley coincide con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible que tiene como meta reducir al 25 % las emisiones de Gases Efecto Invernadero (GEI), de aquí al año 2030.

Mientras tanto, los países en vías de desarrollo precisan de fondos para el desarrollo sostenible, a través de iniciativas que incentivan la promoción de los recursos renovables. Tal es el caso de la República Dominicana, donde se aprobó en diciembre de 2013 el Proyecto BioElectricidad Industrial.

Proyecto BioElectricidad Industrial

El proyecto “BioElectricidad Industrial” (Estimulando la competitividad industrial a través de la generación de electricidad conectada a la red a partir de biomasa), tiene por objetivo promover la implementación de la producción de energía a partir de biomasa en las zonas industriales del país, a los fines de reducir las emisiones de GEI provenientes de las plantas convencionales. También busca una mayor competitividad en la producción industrial a través de reducción en los costos de la energía.

La iniciativa es implementada por la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI) bajo la aprobación del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM). Es ejecutada por la Comisión Nacional de Energía (CNE), junto al Ministerio de Energía y Minas (MEM), el Consejo Nacional de Zonas Francas de Exportación (CNZFE) y el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Tomando en consideración que la República Dominicana tiene el potencial para producir 1.6 millones de toneladas de biomasa por año, esta fuente de energía apoyaría el Tercer y Cuarto Eje de la Estrategia Nacional de Desarrollo 2030, generando energía confiable y sostenible, afirma el consultor forestal Humberto Checo.

Por su parte, el experto español en Energía Renovable, José Antonio La Cal Herrera, considera que “el avance en la producción y generación de biomasa en el país es notable, pero amerita de estrategias puntuales que hagan repuntar el sector”.

Al día de hoy es considerable levantar la mirada hacia el estatus en la implementación de las estrategias y líneas de acción de los proyectos sobre energía renovable, que contribuyan a garantizar la trasformación de un mundo mejor.