Biomasa Forestal

Biomasa forestal se refiere a los productos y/o residuos obtenidos de arboles como producto orgánico que sirve de combustible para la generación de energía térmica, química o eléctrica.

Los productos forestales son utilizados alrededor del mundo como combustible tradicional de bajo rendimiento, material de construcción, estructuras de soporte, materia prima de muebles, decoración de interiores, entre otros. A pesar de que es un producto utilizado desde hace miles años, es pobremente aprovechado, utilizando solamente el 20% de la masa inicial en el producto final; el restante es desaprovechado o descartado: 40% esta conformado por ramas y raíces, material que queda en el campo, el otro 40% es producto de descarte del aserradero, ya sea como aserrín, corteza y retazos. Cabe mencionar que se considera como una buena práctica utilizar parte de los residuos para reabastecer el suelo de sus nutrientes.

La biomasa forestal puede ser obtenida de los residuos de un manejo forestal sostenible, la industria forestal (aserraderos) y/o plantaciones energéticas de árboles o arbustos. Las plantaciones energéticas forestales por lo general cultivan especies de rápido crecimiento y bajo mantenimiento, haciendo uso de tierras de bajo nivel productivo. El período de cosecha varía entre tres y diez años. En algunos casos también se utilizan arbustos que son podados varias veces a lo largo de su crecimiento para aumentar la producción de la cosecha.

Las plantaciones energéticas se refieren a cualquier cultivo para la generación de energía. Usualmente se utiliza caña de azúcar, maíz, sorgo o trigo, pero de igual manera se puede cultivar plantas oleaginosas como girasol, palma de aceite y otros para producir combustibles líquidos como etanol o biodiesel.